La canción de las 12:14. Escuché al señor en funciones hablar con un presidente catalán de pacotilla y pudiera parecer que tan mal no se lleva con él como bien nos querrían hacer creer. Engaños maltintencionados, filfas incólumes y desmesurados flequillos aparte, me quedo, hoy también, con la música. Judit Neddermann no parece apellidarse como los payeses de siempre pero canta, en catalán, como los mismísimos ángeles. Su voz acompaña a melodías tan verdaderas que jamás vería atisbo de mentira en ellas. Escuchadla, escuchadla y veréis.

Anuncios