La canción de las 14:24. Sale a mi encuentro el pequeño de mis hermanos. Auxilio, socorro, grito sin abrir la boca. Él se da por enterado y me recomienda la escucha de varias barbaridades patrias. Sin encomendarme a Dios, mas haciéndolo muchísimo al diablo, decido que quiero seguir bailando y disfrutando de la mejor música de siempre. Este “Too Much” de los salvajes madrileños The Sweet Vandals tiene ya unos cuantos añitos, pero James Brown bastantes más y no pasa nada. Y si pasa, como a ellos, se le saluda.

Anuncios