La canción de las 19:01. Aún apabullado por la sobrehumana exhibición artística de Xoel en el imperial Price madrileño, abogo por no descender de nivel. Se está muy bien aquí arriba. Hasta hace diez minutos yo no conocía de nada a Ramón Mirabet. Y leo por ahí que eso le debe de pasar a casi todo el mundo por aquí. Resulta que el grandísimo Ramón, catalán de nacimiento, es una celebridad en Francia. Su novísima producción también me gusta, y mucho, pero para regalar en esta ya noche sabatina de frío y felicísimos recuerdos, escojo este fantástico “Carpe Diem”.  Yo, ayer, solo quería que me llevaran a bailar. Como me concedieron el deseo, hoy, también.

Anuncios