La canción de las 19:34. Desconozco cuántas veces hay que hacer algo para que ese algo se convierta en tradición. Será ésta, la de hoy, la tercera ocasión en la que regalo Nightnoise para comenzar el año. No fue demasiado mal antes como para andar cambiando ahora. Además, si aquel grupo sideral no es de lo mejor que le ha pasado jamás a la música contemporánea, que venga quien tenga que venir, y lo vea. Elijo para empezar 2016 todo un regalazo. Con todos vosotros, Hugh. Os deseo lo mejor. Y lo sabéis.

Anuncios