La canción de las 13:48. Cuentan que en China se han diluido tradiciones milenarias, alguna tan exquisita como sentarse a observar pájaros. Quizá es que con la contaminación ni siquiera se vean. Quienes lo cuentan son los componentes de The Chinese Birdwatchers, o sea, esos que hacían eso que se hacía antes y que tristemente ahora ya no se hace. Ellos son cinco, violinista incluida y hacen música también exquisita con tantas raíces que es mucho mejor disfrutar de las ramas. Acaban de sacar nuevo disco, fantástico, y dan muchas ganas de sentarse a escuchar este “Dancing on Ice”, aunque no haya pájaros de por medio ni estemos tan muertitos de contaminación como los pobres chinos.

Anuncios