La canción de 12:42. Desperté tarde por culpa de Nadal y Matamoros. A uno le admiro y el otro me salva. Sé que lo primero refuerza la imagen que deja tremendamente magullada lo segundo. Desperté también, como veis, sincero. Pero, sobre todo, desperté en modo flora y fauna, jara y sedal si me apuráis, y, como siempre hago, busqué la música que necesitaba para seguir respirando. En esta ocasión la encontré en Canada, concretamente en la medio francófona Montreal. Ellos son Plants and Animals, no necesitan de traducción, y de su más que interesante producción me encanta este fantástico “The end of that”. A lo mejor el final era trasnochar por Matamoros. A lo peor, no.

Anuncios