La canción de las 11:43. No podía ser otra. Ésta es la canción de cualquier hora, de cualquier minuto, en cualquier momento y en cualquier lugar. Difícilmente podré olvidar jamás el espectáculo que tres impresionantes músicos dieron ayer en mi casa. Tomo prestado de Juan Albo este impagable vídeo de blues clásico como simple excusa de gratitud hacia quienes se acercaron a disfrutar de ellos y, especialmente, hacia Amable, Alfonso y Coke, verdaderas bestias en dos de las cosas que más me gustan en este mundo, la música y el cariño. Gracias y seguridad completa de que en el camino nos encontraremos. Y muy pronto.

Anuncios