La canción de las 11:29. Hace por aquí hoy un día portugués, esto es, extraordinario. Solo una semanita después de estar por allí, ya quiero volver. Habré de conformarme, como siempre me pasa, con la música. Lo haré con la grandísima Ana Moura. Ella canta “Desfado”, que debe ser eso mismo, un fado que no es un fado, una canción morriñosa que no lo es en absoluto, una tonada triste más alegre que ninguna. En fin, un dominio completo de la voz y la melodía. A ella, obrigado.

Anuncios