9 de septiembre. Lesuit

La canción de las 12:34. “El tiempo no se para / El tiempo nos separa / El tiempo nos separará”. Eso es lo que canta, sabio, este tipo vigués, también vigués, también gallego, al que hoy me ha dado por compartir. Lo descubro en, oh cielos, la televisión y descubro que la caja tonta a veces no lo es tanto. En esta canción que ayer noche y hoy mañana me entretiene hasta el extremo, colabora un grande, Jorge Drexler, que bien podría ser el autor de este fantástico “El tiempo”. Disfrutadla conmigo.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=5Os14uYbKn0&w=560&h=315]

8 de septiembre. Nubla

La canción de las 13:16. Es fiesta donde escribo. Celebramos a una Virgen que cada cual llama a su manera. Aquí es Vega. Allí, vete tú a saber. Seguimos viviendo, unos y otros, creyentes y descreídos, en función de motivaciones religiosas. Actitud meramente humana: coger lo fácil, huir de lo comprometido. Así somos. Buena gente. Aprovecho el tiempo de más que me deja la festividad para buscar canciones de mujer y, al momento, encuentro a Nubla, de la que me cuentan que vive en Barcelona y que es de origen argentino. Me documento de lo que no sé porque lo que sé es que canta efectivamente bien. Celebremos, también, su fiesta.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=4_d3ZnYkYeY?list=PLCA2BB3ADF8A3A6F9&w=560&h=315]

6 de septiembre. Led Zeppelin

La canción de las 18:33. Rompo esta tarde todas las normas escritas y, especialmente, las no escritas de este blog de música e ilusiones. No son los Led Zeppelin unos chavales de Murcia que estén empezando en esto de la música, aunque tendría bastante gracia si así fuera ¿Os imagináis? No si lo imaginárais, no; sino si Jimmy Page fuera un adolescente de San Pedro del Pinatar y Robert Plant, un primo suyo de Alcantarilla. Disquisiciones pseudohumorísticas aparte, os regalo este fantástiquérrimo “Fool in the rain” porque así lo hicieron ayer conmigo amigos de mis amigos, esto es, amigos al fin y sobre todo, al cabo. Y así lo agradezco: compartiendo belleza casi inaudita, geniales tesoros cuasi escondidos. Una gozada. Como esos amigos.

4 de septiembre. Pep Mirambell

La canción de las 14:18. Preciso de sencillez, que no simplicidad. Pongo un anuncio en unos de esos periódicos que suelo hacer y nadie llama. Bueno sí, gente variopinta en busca de estrambóticos regalos que no me sirven de nada. En esto, que encuentro a Pep Mirambell y en él me quedo. Y pinta tiene de que puede ser para largo. Escuchad, amigos, este encantador “La Costa Blanca” y decidme si se puede hacer algo más bonito con menos. Silencio en la sala.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=rdS0xIj-oXA&w=420&h=315]

3 de septiembre. Pablo Seijas

La canción de las 17:08. “Para brillar se requiere algo más que luminosidad”, canta de manera portentosa el gallego Pablo Seijas, verdadero talentazo de la escena musical de mi tierra prometida. Uno más procedente de allí arriba y van tantos que felizmente pierdo la cuenta. Desde ayer hay una estrella más brillando en la noche oscura de las penas sin fondo. Que desde allí arriba nos ilumine en el tortuoso camino de la comprensión de lo terriblemente incomprensible. A mí, en ocasiones como ésta, solo me consuela la buena música. La del gran Seijas, por ejemplo.
P.D. Que sea, por favor, la última vez que tenga que cambiar la dedicatoria de este modestísimo blog, hoy, de música y de lágrimas.

2 de septiembre. Prefiero Fernández

La canción de las 13:06. Un día de estos, o de aquellos otros, haré una selección de los mejores nombres de grupos que han pasado y pasan por este blog de música e ilusiones. Hay unos cuantos y lo sabéis. En dicha lista estarán, por supuesto, estos Prefiero Fernández. Personalmente preferiría Rodríguez, pero al significar Fernández hijo de Fernando y al llamarme yo así, me podría valer. Unas gotitas de funky bailable llegado directamente desde la brillantísima escena musical chilena es lo que comparto hoy. Si preferís otra cosa, no me lo digáis.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=VUG5h815UkY&w=560&h=315]

1 de septiembre. Samuel Leví y Los Niños Perdidos

La canción de las 12:49. Mientras yo veía a las chicas del Amor de Dios, los profesores de mi colegio, público y fantástico, justo enfrente, me enseñaron Matemáticas, Lengua, Historia y Geografía. En casa, a la vez, me educaban como buenamente podían. Los padres de ahora exigen educación en vez de enseñanza: error general básico. Algo similar le debió suceder al vigués Samuel Leví, que ha hecho un muy buen disco junto a sus inseparables Niños Perdidos. Él canta a las chicas del Amor de Dios. De haber sabido, yo también lo habría hecho.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=UqfYjESyaNw&w=560&h=315]