La canción de las 10:46. Tiene nombre de evangelista y apellido de sprinter belga. Pues ni una cosa ni otra. Juan nació en la uruguaya Montevideo. No solo aquel país tiene la mayor densidad del mundo de jugadores de fútbol, sino que la superpoblación de artistas brillantes es más que evidente. Para colmo, su selección de rugby está presente en el mundial más apasionante de los últimos tiempos. Para trascolmo, sus mujeres hablan ¡ay! cómo hablan. A lo que iba, que me pierdo. Juan emigró, hace más o menos una década, a Nueva York. Y allí, en Queens, se dedicó a hacer música de la muy buena. Y todos, tan contentos.

Anuncios