La canción de las 12:12. Hace ya casi dos años que os hablé de Alejandro Campos. Él era el prototipo de artista que me gusta descubrir y compartir. Tristemente desconocido, agradablemente talentoso. Tiempo después, lo sigue siendo. Hoy mismo estrena disco y solo la primera escucha de “Saltar en los charcos” me lleva a confirmar aquello de toneladas de talento y quintales de sensibilidad. Ojalá tenga suerte y algún día pueda vivir de esto. Lo agradeceremos todos, él, el primero; los demás, a corta distancia.

Anuncios