La canción de las 12:38. Modestísimamente yo a Raquel Adalid, heroína protagonista de mi regalo de hoy, solo le recomendaría una cosa y esa cosa sería a cerca de su nombre artístico: es complicado de escribir, de decir y, por tanto, de dar a conocer. De su música, no le diría nada, aparte de que me gusta y mucho. Una demostración más de que con Russian Red no basta. Mujer española de aspecto frágil cantando en inglés. Parece sencillo, pero no lo es. Larga vida a Chlöe’s Clue, por muy complicado que sea de escribir su nombre.

Anuncios