La canción de las 13:51. Proclamo, orgulloso, un nuevo flechazo. Uno de los protagonistas, obvio, soy yo. El otro, un sevillano de aspecto chulesco, protagonista, dicen, de algunos de los mejores proyectos de la escena andaluza en pretéritos tiempos. Aclaro que heterosexual dicen que soy. Aclaro que lo confirmo. En este caso, la musical flecha del amor me lleva directo a Chencho Fernández. Su primer discazo en solitario se llama “Dadá estuvo aquí” y la brillantez del título es directamente proporcional al del contenido. Merece una escucha en su totalidad, pero como me dio por compartir canciones y no discos, elijo “Este matrimonio no casa”. Y le digo que sí, que quiero.

Anuncios