La canción de las 12:17. En tiempos tuve un blog, aún lo tengo, en el que escribía, muy bien por cierto, de casi todo. Allí, la sección musical se titulaba literalmente “Música para llevarse a una isla desierta… o a Castellón”. Todo dicho queda entonces. Allí, por lo que se ve, odian el verano, pero lo odian con un gusto y un ritmazo que hasta me pueden llegar a convencer.

Anuncios