La canción de las 12:11. Si por un casual nos da por bautizar a la vecinísima Cáceres como tierra santa, estos chicos de Milana habrán de ser sus profetas. Mezclan folk, rock y country y, como no podía ser de otra manera, de aquello sale un remolino cuando menos curioso. Para disfrute de creyentes y paganos.

Anuncios