La canción de las 11:15. De Luis Brea ya regalé su fantástica “Automáticamente” hace un tiempo, pero es que ahora acompaña su nombre y su apellido con eso que nos hace casi iguales a todos, y eso merece, cuando menos, una repetición con honores. Ahora es Luis Brea y el miedo y sigue siendo igual de bueno. Ojo, quizá más. Disfrutad con él, que yo ya lo hice.

Anuncios