La canción de las 11:48. Quien no esté algo contento hoy, que se lo haga mirar. Yo, lo estoy, al menos algo más que la semana pasada a estas horas. Salgo a la calle y como que el aire está más limpio, que se puede respirar algo mejor, que no todo vale, que no vale todo, que aquello era esto, que el miedo cambia de acera, que el asco sigue estando en la misma, que nunca nos arrepentiremos por no haberlo intentado, que aquel día de hace cuatro mayos empezamos a despertar, que nunca lo agradeceremos lo suficiente. Y yo, cuando estoy contento, y cuando estoy triste también, escucho música. Hoy, para celebrarlo, este “Hummingbird”, de los tristemente desaparecidos Thee Brandy Hips. Disfrutémoslo. Todo. Esto y especialmente lo otro.

Anuncios