La canción de las 12:48. Pretendí acabar mes con una canción bonita en el más amplio sentido de la palabra y no me costó demasiado conseguirlo. Casi nada, la verdad. Es Manolo Tarancón especialista en hacer de la sensibilidad talento y del puro talento, mágica sensibilidad. Ya se pasó por aquí con aquella preciosa opción grupal llamada Reno y hoy regalo, también de él, poco más de dos minutitos colmados de belleza. A tu lado, cómo no.

Anuncios