La canción de las 11:27. Hubo un tipo que un día hizo un canto a Galicia y se forró. Hay otro que ha hecho un auténtico himno y me da a mí que no nada en la abundancia precisamente. Del primero solo me interesan sus mujeres. Del segundo, todo lo demás. Detrás de Roger de Flor, nombre de caballero templario del Medievo, se esconde un tipo de Fene, lugar mítico por aquellas compulsivas retenciones de tráfico que por allí siempre se daban y por ser para mí la puerta de entrada al mágico paraíso de San Andrés de Teixido. Acompañado de Os Silvestres, hicieron este fantástico “Hai un lugar no Norte”. “Hay un lugar en el Norte / hacia donde yo voy / cuanto más me acerco / estoy mejor”, creo acertar que canta. Justo, justo lo mismo que a mí me pasa.

Anuncios