La canción de las 10:26. Algunos de esos amigos que afortunadamente nunca perdí alimentan también este entrañable blog de mucha música y alguna que otra ilusión. Me escuchan, les escucho, bebemos, vivimos y entre lo uno y lo otro, me recomiendan música. Los componentes de Dorian, sin ellos saberlo, tienen mucha culpa de que un día me pusiera a escribir de canciones a la vez que las regalaba. Ellos me dijeron que el cielo se estaba abriendo, que lo estaba haciendo bajo mis pies y así me fui con ellos a cualquier otra parte. Los recupero ahora en una fantástica versión de una de sus últimas canciones, “Los amigos que perdí”, que interpretan en compañía de otro cada vez más indispensable, Santi Balmes, también conocido entre las cuatro paredes atentas como ¡¡¡¡¡¡¡Saaaaaanti!!!!!!. Con amigos así, cada vez necesito más enemigos, que no me quiero acostumbrar.

Anuncios