La canción de las 10:58. Después del emotivísimo descanso dominical vuelvo a la carga retrocediendo al pasado. Si me esforzara un pelín estoy casi seguro de que podría recordar qué estaba haciendo yo el archifamoso 20 de abril del 90 que mitificaron los Celtas Cortos. De lo que estoy plenamente convencido es que a ninguna chata le estaría diciendo aquello de Hola, ¿cómo estás?, que demasiado tímido era yo aún por aquellas fechas. Mucho escuché a la chavalada vallisoletana por ese tiempo y sus primeros discos, mis primeros Cd’s, aún pululan por mis mágicas estanterías rojas y negras. De toda su producción, nada, pero nada de nada, como aquel monumental “La senda del tiempo”. Dedicado a todos y especialmente a todas con las que ya no soy nada tímido.

Anuncios