La canción de las 12:34. Música delicada para en un día como hoy desear salud y, especialmente, República. La espectacular voz que esta mañana comparto con todo aquel que así lo quiera proviene, para variar, de Cataluña, aunque su maravillosa dueña reside en la canadiense Toronto. Ella dice que estará bien. Yo ya lo estoy escuchándola. No me digas que tú no, que no te creo.

Anuncios