La canción de las 14:43. Si no es de noche, me oriento con orden. Sé dónde está el Norte y por contraposición, también el Sur. Para evitar problemas con el Este y el Oeste tengo siempre en mente un gigantesco mapa peninsular. Y no fallo. Por contra, reconozco haber tenido dudas con este Noreste musical que me proponen desde Madrid. Con la escucha de este fantástico “Extraordinario”, todas ellas se me acaban de repente. “… Como si no existiera ya / la suerte / aunque te persiguieran / varias muertes / nunca nadie jamás podrá tenerte / no queda más remedio que quererte”.

Anuncios