La canción de las 11:07. Me apostaría algo a que fue un hombre el que decidió que hoy, 8 de marzo, fuera el día internacional de la mujer. De ellas deberían ser todos las jornadas del año. De nosotros, también. En honor de todas esas que me quieren, algunas, y de todas esas otras que ni me conocen, casi todas, una irresistible voz femenina para acompañar la soleada mañana dominical. De las más particulares que jamás escuché. Neoyorquina de nacimiento, Talitha McKenzie habría logrado la doble nacionalidad celta, si es que ésta, que sería lo suyo, hubiera existido en alguna ocasión. Su nada común estilo de cantar se conoció como “Mouth music” y, décadas después de la primera escucha, me sigue atrapando. Felicidades a todas.

Anuncios