La canción de las 12:38. Oigo en la radio que hoy celebran en Andalucía su día. Manía ésta que tenemos de hacer jornadas específicas de algo que deberíamos celebrar hora a hora. Veo a un andaluz de pro, Kiko Veneno, en la tele, hecho ya un maravilloso señor mayor, con un fantástico bigote blanco a juego con su eterno pelo cano. Autor de imborrables himnos ideales para viajes hacia el esplendente Norte. Aquí canta: “Volver a oír entre las olas del mar / del mar profundo / la voz lejana / que me susurraba / la vida es dulce”. Gracias, caballero, por ésta y tantas cosas.

Anuncios