La canción de las 17:59. Regreso del paraíso y hasta manzanas había. Vuelvo al hogar y reconozco que me cuesta como cada vez que toco aquello que debe ser la felicidad con la yema del más largo de mis dedos. Busco medicinas para el dolor propio y mi médico de cabecera me recomienda música completamente desconocida. Me cuesta leer la letra en la receta, pero creo entender algo así como Passiflora. Se trata de un grupo costarricense que dicen hacer gipsy folk. Me llevo dos cajas y, además, gratis. Espero que me hagan efecto.

Anuncios