La canción de las 10:18. Ya se pasará otro día por aquí el maestro Battiato, ese mismo que quería verte danzar al ritmo de la música balcánica que ponían en Radio Tirana. Yo, por cierto, también quiero volver a verte bailar. A lo que vamos, que me pierdo y después no hay manera de encontrarme. Bajo esa fantástica denominación albanesa se me presenta esta mañana rancia y gris, muy rancia y muy gris, un grupo barcelonés con ritmos bailables y pelín psicodélicos que hacen todo por animarme con este fresquísimo “Aire juvenil”. Se agradece.

Anuncios