La canción de las 12:59. Duermo sin orden pensando en conciertos. Sopesé seriamente la posibilidad de compartir una canción de buena madrugada, así era de pertinaz mi insomnio, mas cuando iba a proceder, el sueño llegó para llevarme con él. Al despertar, andaba por Chile. Así como sueña. Me puse, musicalmente, manos a la obra y volví a encontrar aquello exacto que andaba buscando. Se llaman Niño Cohete y cantan a la muerte. Debe ser de esas dulces.

Anuncios