La canción de las 13:13. Me gusta la comida japonesa y adoro los violines y los acordeones, pero aborrezco el wasabi, aunque sepa cómo se escribe semejante palabro en caracteres nipones. Aconsejo huir de ese condimento verde un poquito más rápido de como lo haría de la mismísima muerte. Pero en esto que la música me vuelve a reconciliar con el mundo real y lo hace hoy de la mano de Fetén Fetén. Dos virtuosos de intensísima trayectoria pasada, Diego Galaz y Jorge Arribas, son los artífices de un esplendente experimento que mide el talento por arrobas, fanegas y quintales.

Anuncios