La canción de las 21:58. Si alguien pensaba que se iba a librar hoy de mí, es que me conoce demasiado, pero últimamente tiendo a llevar la contraria en casi todo. Llego pelín tarde, pero con bien. Y viendo llover por la ventana y notando el frío de la noche invernal no se me ocurre nada mejor que repetir con el mejor gaitero de la historia. Jugad a escuchar este “Joyce’s Tune” del nunca bien ponderado Liam O’Flynn debajo de una gruesa mantita y luego me contáis. Cuando yo, y él, éramos aún más jóvenes escuché esto mismo en directo, a escasísimos metros, y si yo os contara…

Anuncios