La canción de las 14:13. Sé que no esperabais esto de mí, pero a veces, esta mañana especialmente tras la masacre de París, siento que el sentido del humor es lo que único que me queda y que, de perderlo, me perdería yo mismo enterito. Será porque me considero un viejoven en toda regla. Aníbal Gómez y Carlos Areces están muy tronados y hacen lo que les da gana, que no es moco de pavo. Aquí hasta cantan al amor… el de Haneke, por supuesto.

Anuncios