La canción de las 11:27. Cual oro en paño guardo en mi estantería roja un disco de esta grandísima cantante estadounidense que ha hecho cosas fantásticas con su voz y su sentido de la sensibilidad. No me llevó quien tuviera que llevarme por los caminos del jazz, pero sí por los de la buenísima música de antes y de ahora. Escucho con entrega apasionada este “Instead” que hacía tiempo que no entraba por mis oídos y de allí mismo se resiste a salir. Pues ahí se queda.

Anuncios