La canción de las 11:56. Últimamente mi vida no es otra cosa que pura casualidad. Bendita, por otra parte, mas casualidad al fin y al cabo. También lo es que para la última canción que decido regalar en este año que ya se nos va, me encuentre de bruces con una joyita titulada “Podemos”. Tintes políticos y de justicia poética aparte, disfrutad conmigo con todo lo que esté por venir y para empezar hacedlo escuchando a estos fantásticos Neleonard. Y nunca olvidéis gozar como si no hubiera mañana. A ver si de tanto escribirlo, me lo creo de una vez.

Anuncios