La canción de las 10:13. La fuga de cerebros no parece ser solo científica ni mucho menos cinematográfica. Tenemos tanto talento suelto por aquí que nos da por exportarlo en busca de equilibrar nuestro balance artístico. Por la inglesa Portsmouth anda ahora el catalán Ismael Inarejos quien, acertadamente, cambió su apellido paterno por el biensonante Clark. Denominaciones aparte, escuchándole parece que estoy en cualquier lugar del mundo y del tiempo y eso, desde cualquier punto de vista, es mucho más que bueno.

Anuncios