La canción de las 11:42. Admiro a los equilibristas, quizá porque yo sea uno de ellos. De no ser por el vértigo que casi todo me da, podría competir con los mejores. Sin red alguna cantan y tocan estos Pleasant Dreams, título de un disco de The Ramones me chivan, y eso es muy de admirar, al menos, para mí. Esta “Próxima parada” son tres o cuatro canciones en una, todas bonitas. Regalo hoy voces rasgadas, vientos, carillones y panderetas para solaz y regocijo de amantes de la belleza.

Anuncios