La canción de las 9:50. Al final entre todos los conseguirán y tendré que ir a Murcia, patria, también, del grupo que en fría mañana comparto. Me resisto a viajar hasta allí por extraña prescripción facultativa, pero la música, como siempre, puede que pueda con todo. Sin ofender a nadie, más me gustaría ir a Suecia, pese al frío, la eterna oscuridad actual y todas esos nimios detalles sin importancia alguna. De momento, y a falta de ulterior decisión, me conformo con introducir ambos conceptos, Murcia y Suecia, en mi particular coctelera musical y esperar tranquilo a disfrutar lo que sale. Y me gusta. Que os aproveche.

Anuncios