La canción de las 11:56. De lo que pasa por mi cabeza ahora mismo podría escribir un libro, pero, aunque a veces lo parezca, este blog de música e ilusiones no es más que un divertimento diario. Por eso y porque me dicen que estos cada vez más grandes tipos ya escribieron antes todo lo que ahora a mí me sucede, me limito a aconsejar la escucha de esta canción y la lectura de su letra. Y allí, al fondo a la izquierda, es posible que me veáis.

Anuncios