La canción de las 13:28. Los bomberos y sus mangueras siempre dieron mucho de sí. Para lo que menos, que yo sepa, para buenas canciones. Sin embargo, hoy regalo una de ellas. De las mejores. La historia de Mari Pepa, una peluquera cincuentona enamorada de un apuesto bombero; Sebas, para más señas. La vida misma, vaya. La que canta, compone y toca es brillante, se llama Esther y a su talento no le aprecio linde ni mesura. Su proyecto musical atiende a la denominación de BambiKina y es de lo mejor que he escuchado últimamente. Y no paro de oír música.

Anuncios