La canción de las 13:54. Me fui de cañas y regresé aún más cañero de lo que me había ido. Recordé a ese agradabilísimo hombre, compañero de compañera, esto es, compañero al fin, que me preguntó el otro día de dónde había sacado a Benjamin Booker. Se lo conté y le prometí nuevas sorpresas. Aquí va ésta de Royal Blood, el grupo de dos casi imberbes chavales de Brighton, que lo han bordado en su disco de debut. Guitarrero es poco. Bueno, se queda corto.

Anuncios