La canción de las 12:00. Conocí a Carmen Boza el día que descubrí esta maravilla que grabó junto a Carlos Siles. Después, inconsciente de mí, la eché en el olvido y aún no me lo he perdonado. Confesé mis pecados y un cura sin hábito ni cruz, por penitencia me puso la escucha íntegra de su nueva obra, “La mansión de los espejos”. A un paso estoy de convertirme. No digo más. Solo escucho.

Anuncios