La canción de las 11:52. Tienen mala prensa los balcones desde la etílica salvajada de los guiris en Mallorca. Hagamos por reivindicarlos. No se me ocurre mejor manera de hacerlo que con música de la buenísima. Trampoline son (también) gallegos y cantan (qué más da) en inglés. Este fabulosamente delicado “Nowhere left to stay” suena a gloria desde un balcón del casco viejo de Vigo. El tan maltratado y nunca bien ponderado cielo gallego tampoco falla.

Anuncios