La canción de las 12:37. Uno de los misterios insondables de este blog de música e ilusiones prosigue sin presumible solución, al menos a cortísimo plazo. El irresoluble enigma se centra en la ciudad de Granada y en saber exactamente qué dan allí para que surjan grupos que tanto me gustan. Por aquí han pasado, imprescindibles Planetas aparte, Pájaro Jack, Checopolaco, Brío Afín… Hoy es el turno de Toulouse, afrancesados en su denominación, brillantes en su desarrollo. Están a punto de sacar nuevo disco, mas propongo este “Punto de partida” como el inicio de algo más que una buena amistad.

Anuncios