La canción de las 12:46. Imagino, con toneladas de pesadumbre al hacerlo, que Diego Montoto tendrá que vivir de otra cosa y no de la fantástica música que compone y de las brillantes canciones que canta. Me gustaría poder colaborar en que el triste asunto cambiara. No lo sé hacer de otra manera que dando a conocer su casi infinito talento. Allá vamos.

Anuncios