La canción de las 12:04. Antes del fantástico descubrimiento del verdadero significado de la palabra casta, lo que sabíamos de ella es que al galgo le venía. Ahora, el que descubro soy yo y al llegar a la orilla pongo mi bandera, sin palo ni trapo, en la tierra de este grandísimo músico y cantante. Es hijo de Luis Pastor y sobrino de Pedro Guerra. De ahí lo de la casta de antes. La última demostración de que el arte y el talento también pueden ser cuestión de genética. Disfrutad, sin mesura y con imprecisa medida, con la música de Pedro Pastor como ya antes lo he hecho yo. Después, sigamos haciéndolo juntos. Así, seremos más y mucho mejores.  

Anuncios