La canción de las 10:53. Incluso sin apenas haber parado, arranco en septiembre. Alguien dio al imaginario interruptor hace solo unos minutillos y todo volvió a su ser, menos el calor. Peleemos porque solo regrese lo bueno, porque convirtamos en mejor lo regular y porque mandemos a la hoguera lo que todos sabemos que merece la pira. Hagámoslo, para comenzar y como siempre, con música. Con este grupo vigués que me sirve de perfecta hoja de calendario. Dicen que son “Tiempos de baile”. Para empezar la necesaria revolución, parece el mejor de los principios.  

Anuncios