La canción de las 16:50. Hagamos útil al mes inútil. Convirtámoslo en productivo. Sigamos dedicándolo al descubrimiento de las mejores músicas posibles. Prediquemos con el ejemplo. Ejemplifiquemos la predicación. Me conmueve profundamente la particularísima voz de Ali Lacey, músico radicado en el Reino Unido que la mezcla de excelso modo con sonidos y armonías dignas de toda desmesurada calificación. Su proyecto se llama Novo Amor y suena, cuando menos, achuchable.

The 16:50 song . Let’s make useful to this useless month. Let´s turn it into something productive. Let´s keep dedicating it to find the best possible musics. Let´s practice what we preach. Let´s preach what we practice. I am deeply moved by the peculiar voice of Ali Lacey, a musician based in the UK, who mixes it in such a sublime way with sounds and harmonies worthy of all disproportionate qualifications . His project is called Novo Amor and it sounds, at least, cuddly.

Anuncios