La canción de las 12:40. Envidio, por este orden, del americano William Fitzsimmons, su barba y su monumental talento para hacer canciones. Su oda a la hermosa mujer me ayuda a soportar el lógico calor estival de la mejor manera que conozco: cerrando los ojos y disfrutando.

Anuncios