La canción de las 12:22. Detrás de este interesante experimento musical llamado Nothing places está Emilio Saiz, hijo del productor de mil y un discos y músico de otros dos mil más, Suso Saiz. Lo escuché y me gustó. Tranquilidad necesaria para afrontar lo que venga por delante y para asumir lo irremediable que quedó atrás.

Anuncios