11 de mayo. Junip

La canción de las 11:02. Acompaña la soleada mañana dominical a la más tranquila y espectacular de las músicas modernas. Hace unos meses, invierno era, regalé una fantástica canción de José González, ese sueco de padres chilenos pleno de extrema sensibilidad. Aquello fue en solitario. La opción grupal, Junip se llama, y sinceramente no sé con cuál quedarme. Papá, mamá, ya sabéis. No perdamos tiempo en elegir, ni siquiera aquí que hay opciones más que válidas. Centrémonos en disfrutar.

10 de mayo. Les Philippes

La canción de las 13:21. No encuentro nuevas referencias de este grupo llamado Les Philippes y es una verdadera penita porque hace solo unos años hicieron algunos discos fantásticos que ahora acabo de descubrir. Es lo que tiene lo de perder pistas, lo de no dejar piedrecitas por el camino para descubrir el de vuelta. No sé que habrá sido de ellos pero lo que sí tengo claro es que “…todo nuestro sueño / quizá fuera de ficción…”

9 de mayo. Aries

La canción de las 12:26. Jamás me interesó el horóscopo. Ni siquiera cuando alguien me cuenta que soy como soy porque nací cuando nací. Si no sé ni yo cómo soy, qué tendrá que ver una fecha concreta. En fin. Tampoco sé si la bilbaína Isabel Fernández Reviriego es Aries, pero así es como llamó a su último y precioso proyecto musical. Aún disfrutando sin límite de sus postreras creaciones, echo la vista atrás y recuerdo este “Dilo mañana”, que reúne a la perfección algunas de mis modernas inquietudes musicales, esas que me llevaron al más maravilloso lavado de cerebro que jamás sufrí.

8 de mayo. Sés

La canción de las 9:15. Me iba a preguntar qué les darán de comer (y de beber) a esta gente de Coruña para hacer esa música que hacen. Pero como afortunadamente conozco la respuesta casi a la perfección, me ahorraré la trivial cuestión. Mi último descubrimiento de la moderna factoría gallega es una formidable cantante llamada María Xosé Silvar, que hace discos bajo la atrayente denominación de Sés. Escuchad este “Co xenio destrozado” y os veréis en el oeste del oeste. Donde hay que estar.

7 de mayo. Espaldamaceta

La canción de las 11:54. Hecha para casi todos los oídos, me encanta esta canción de Espaldamaceta, el proyecto casi personal del tarraconense José Juan González Nieto. Antes de convertirse en el actual trío eléctrico que ahora es, hace solo unos años recetó poderosísimas piezas como este “Ahora que la mierda ya me llega hasta los ojos”, puro espejo de realidades varias, auténtica traca de biografías inacabadas. Tiene estilo José Juan, tanto, tanto que hasta le descubro haciendo versiones de los dioses del cotarro, los mismísimos “Manel”, y las borda. No digo más, que luego casi nada se sabe.

6 de mayo. Klaus & Kinski

La canción de las 10:58. De los más originales y divertidos nombres de grupos que jamás conocí, éste es, sin duda, uno de ellos. De las canciones, algunas demasiado complicadas para mí, de estos Klaus & Kinski siempre me quedaré con esta fantástica “Mamá, no quiero ir al colegio”. Curiosamente, nunca tuve la necesidad de decirle eso a mi madre cuando iba a clase. Ahora, se lo diría más de una mañana. Escuchad, escuchad la letra y veréis como a vosotros os pasa algo similar.

5 de mayo. David Fonseca

La canción de las 13:15. Como tengo el cuerpo muy mal y una basura de vida social, busco en la música aquello que me falta. Y aunque no sacia del todo mi carencia, lo intenta y casi lo consigue. El culpable es un fantástico portugués de nombre David Fonseca al que no tenía el gusto de conocer hasta hace solo un ratito. Canta en inglés y me arrulla y me calma, y me tapa y me hace soñar. Mucho más que suficiente por hoy. Mil gracias por ello.

4 de mayo. Ravid Goldschmidt y Silvia Pérez Cruz

La canción de las 12:40. Mi cabecita loca, dominical y especialmente loca, me lleva a la calma de la mágica voz de Silvia Pérez Cruz. La excepcional cantante catalana ya apareció hace meses en este blog y ya se sabe que regresar aquí solo está reservado a los mejores. En esta ocasión, brutal, Silvia está acompañada por el músico israelí, Ravid Goldschmidt, residente en Barcelona y uno de los pocos dominadores que existen en el mundo del hang, un moderno instrumento inventado hace solo una década directamente para soñar.

3 de mayo. Eels

La canción de las 11:31. Respiro, cual sábado que es, y acudo a las fuentes de la mejor música americana del momento. Quienes más saben, pocos, me cuentan que Mark Oliver Everett está en la mismísima cumbre. Hasta allí subo, curiosamente sin cansancio ni apenas paradas para reposar y me encuentro con el personalísimo proyecto del tipo de antes, al que hace tiempo bautizó como Eels. En lo más alto puse la bandera que más patriota me hace sentir, la de la plena sensibilidad y el más potente de los talentos, y ahora ya no quiero bajar.

2 de mayo. Ciudad Jardín

La canción de las 10:34. Despierto hace 25 años y completamente hedonista, y no precisamente por ese orden. Me levanto, como casi todos los días, con un ritmillo musical incesante en mi cabeza que, de tan machacón, hasta llama al timbre. Somnoliento abro y en el suelo alguien dejó un magnetofón de los antiguos del que sale Ciudad Jardín. “Vendiendo melones / sin ganas de na / Beber / Beber y bailar / Y los que no quieran más que beber / pues solo beber…/” Puritita literatura del disfrute.
[youtube https://www.youtube.com/watch?v=EzXyh-FyUW0&w=420&h=315]