21 de mayo. Jack Johnson

La canción de las 13:37. Notaba esta mañana la necesidad de un artista de masas. No preguntéis por qué, pero igual que me urgía la ingesta de un Kit-Kat, del mismo modo mi mente pedía algo musicalmente diferente a lo más o menos habitual por aquí. Entonces, y como suele ocurrirme a menudo, en mi cabeza comenzó a sonar algo, en principio bastante difícil de recordar. Me levanté frente a las estanterías de CD’s, cerré los ojos y mi dedo índice de la mano derecha señaló, sin mínimo asomo de duda, uno concreto. Lo tengo muy bien enseñado. El disco en cuestión era este fantástico “Sleep through the static” del hawaiano Jack Johnson. Como no podía ser de otra manera atendido a su origen, Jack es surfero y a eso, en el fondo, resuena su espectacular música.

20 de mayo. Said Muti

La canción de las 11:07. No es la primera referencia canaria que aparece en este blog simpar. Convencido ando de que tampoco será la última. Él se llama Said Muti y se busca la vida componiendo, tocando y cantando. No se me ocurre mejor forma de intentarlo viendo las capacidades que exhibe. Dice, literal, que todo no da igual. No podría estar más de acuerdo.

19 de mayo. Villanueva

La canción de las 11:01. Me asalta la música nueva. Por cada uno de los rincones por los que transito, me sorprenden nuevas propuestas con mucho que decir. No seré yo quien les diga que no. La última, esta misma mañana, procede de mi queridísima Galicia y ha sido bautizada como Villanueva. Desconozco el motivo de dicha denominación más no me importa en absoluto. Resuenan estas bombas nucleares como torpedos de buena fe y completa destreza musical.

17 de mayo. Calexico

La canción de las 11:27. Busco hoy la frontera. Esa que se sitúa entre la alegría y la tristeza, el triunfo y el fracaso, la felicidad y lo otro. Y la encuentro en la música de Calexico, la banda sureña que suena a tantas cosas distintas, bellas todas. Por elemental reducción al fantástico absurdo, todos somos frontera y todos vivimos en ella. Estamos demasiado cerca de todo lo demás como para considerarnos centro de la mismísima nada. Eso me aporta hoy este “Splitter”, nueva demostración de la excelentísima música yanqui de toda la vida.

16 de mayo. Joan Dausà

La canción del 11:37. Insisto. Que me consulten a mí. El próximo mes de noviembre o ahora mismo si así lo prefieren. Que diré que sí, que cada vez me gusta más lo que descubro en la actual música catalana. Son legión ya en este blog de música e ilusiones los cantantes, cantantas y grupos que desde allí me vienen y que tanto me llenan. Hoy regalo las canciones de Joan Dausà, hombre del Renacimiento pues además de cantar, actúa y presenta. Está ahora de estreno de su segundo disco, pero a falta de una nueva y más profunda escucha, me descubro disfrutando sin fin de este “Jo mai mai”. No le entiendo casi nada, pero a voces le canto. ¿Hay algo mejor?

15 de mayo. Desiguales

La canción de las 11:09. Pese a ser gemelos o quizá justo por eso mismo, los castellonenses hermanos Garreta, Rubén y Octavio, bautizaron su emocionante proyecto musical con el nombre de Desiguales. Me encuentro con ellos con la misma sensación a la que llego a tantos otros, esa que me pregunta dónde he estado yo tanto tiempo mientras ellos ya estaban allí. Pero mi tiempo es limitado, justo lo contrario a mi capacidad de desplazarme al paraíso descubriendo nueva música. También a la de soñar. Hoy, tres años después del despertar, lo sigo haciendo.

14 de mayo. Sidecars

La canción de las 10:18. Nada tan difícil como hacer una simple canción de esas que se quedan en la cabeza. Los madrileños Sidecars no han inventado nada, y lo saben, pero hace ya unos cuantos añitos, debutaron con este espléndido “Muy bien”, que era exactamente lo que necesitaba escuchar en esta mañana. Así lo hicieron ellos, muy bien, y así os lo estoy contando yo ahora mismo. Hacedlo igual.

13 de mayo. Flyingpigmatanza

La canción de las 10:19. Me dice la máquina que todo lo sabe que este grupo procede de Alicante y que no tiene ni idea de por qué se llaman de esa extraña forma en la que lo hacen. Llego a Flyingpigmatanza como llego a la mayor parte de las buenas y nuevas músicas que cada día regalo, desarmado y cautivado, dejándome sorprender, esperando lo normal para llegar a lo mejor, abierto de orejas y con los tímpanos, incluido el derecho, desviado de nacimiento, a punto. Me gusta el medido salvajismo de estos “Impulsos eléctricos”. Y cada vez más.

12 de mayo. Maïa Vidal

La canción de las 10:45. Por el nombre y por su actual lugar de residencia, la esplendente Barcelona, pensé que está fantástica Maïa Vidal era de esas catalanas por las que desde este blog de música y, sobre todo, de ilusiones, se siente el mayor de los amores y la más enorme de las estimas. Hete aquí que no. Que la jovencita en cuestión nació en la californiana Santa Bárbara, hecho este, si te paras a pensar, nada relevante especialmente cuando su música provoca exactamente eso que provoca.